domingo, 4 de noviembre de 2012

Never Give Up...

Soy Feliz.
El otro día volví a estar con el amor de mi vida y no sabeis el gusto que da volver a esta con ella y no necesitar comerla a besos...No sentir más de lo que se debe sentir por una amiga como ella.

Llega un momento en el que te das cuenta que ella era una herida que ha estado mucho tiempo abierta por culpa de esa manía de rascarse las costras. Hoy ya sé a ciencia cierta, que dejé de rascarla, y ahora, no es más que una bonita cicatriz, que va a estar toda la vida conmigo, pero yo quiero que esté ahí. a mi lado. No como antes, sino como siempre debio serlo. Exclusivamente, uno de los motivos más importantes en mi vida para ser feliz, no mas.
También me di cuenta de que debo simplemente vivir el momento, la situación por la que pasa mi vida ahora mismo, si me paro a pensarla, no sabría decir si es buena o mala, que va a ser de mi, no lo sé, qué va a pasar con todo esto que esta ocurriendo,verdaderamene, eso es lo que menos sé, pero simplemente debo disfrutar el tiempo que paso con ella, beberme cada segundo con ella, como si fuese ese elixir de la vida, como si fuesen esos besos que quiero,en definitiva... sentir, no pensar.
(gracias C. por enseñarme a ver esto).

(Chic@s,(si es que hay alguien más ahí, leyendo mis cosas) si me dejáis daros un consejo, os diría que, si tenéis pareja: hacedla saber cada día, que se acueste con el convencimiento de saber, que es todo lo que buscasteis en vuestra vida y todo lo que quereis, no la dejeis marchar, os arrepentireis toda la vida...Si sois "espíritus libres" como lo soy yo, sólamente debéis saber algo: aunque esteis llenos de dudas, aunque pienses que todo lo que has hecho en tu vida, no te haya llevado a ningún lugar, no desistais, justo a la vuelta de la esquina, estará esperandoos, si, todo lo que queréis, está ahí, esperando a tropezarse contigo al doblar la esquina, a ese primer cruce de miradas, de esos en los que saltan chispas... Rendirse es de cobardes, la recompensa puede ser mayor de la que puedas imaginar.)

1 comentario:

  1. Oh, de nada.
    Respecto a la primera parte, creo que el dolor nunca se erradica del todo, pero cambia. Al principio es un dolor vivo, de rabia, de impotencia, de querer volver atrás. Y no se puede avanzar. Pero las heridas quedan abiertas para que puedan entrar en nosotros. Si las cerramos, el dolor se queda encerrado y nadie puede entrar nunca más. La herida queda abierta hasta que llega otra persona, otros sentimientos, y la cicatrizan. La cicatriz es un dolor dulce, llevadero. Un dolor quizás de resignación. No mayor, ni menor: diferente. Porque estamos hechos de placer, pero también de dolor.
    De todas formas, no creo que exista un "amor de tu vida", y si existiera probablemente aún no lo habrías conocido. Llámalo la persona por la que más has sentido, llámalo lo más intenso de los últimos tiempos, pero no reduzcas tu vida ni tus posibilidades a 20 años .
    Respecto a la segunda parte, creo que sabes que no tengo nada más que añadir: vive, se feliz, no cuestiones tanto.

    ResponderEliminar