lunes, 30 de abril de 2012

A partir de hoy, quiero ser la luna

La verdad es, que si soy sincero, sólamente quiero ser tu luna...
Porque es ese astro al que todos en algun momento de nuestra vida, o durante toda, admiramos, y a partir de hoy, estoy convencido de que quiero que me admires toda tu vida.
Porque aunque sea de día, y no la puedas ver, sabes que está ahí.
Porque cuando puedes verla, por las noches, ilumina tu camino.
Porque quiero estar siempre ahí, contigo, como la luna.
Porque quiero iluminar tu camino cuando lo necesites, cada noche.
Porque quiero acercarte, ponerla al alcance de tus manos, es algo con lo que mucha gente sueña.

En realidad, si vuelvo a ser sincero, quiero ser la luna y muchas otras cosas más, como por ejemplo:

Tus manos, que conocen todos y cada uno de los centímetros de tu cuerpo.
Tus piernas, que te mantienen en pie cada día, y a parte, porque me apasionan.
Tus ojos, para saber como me ves.
Tu colgante, al cual siempre agarras con fuerza cuando quieres sacar valor para hacer algo.
Tus sábanas, que te abrazan durante todos y cada uno de tus sueños, tengo celos de tus sábanas.
Tu casa, ese rinconcito en este mundo tan inmenso en el que te sientes tan bien.
Tu salvavidas,Para mantenerte a flote cuando sientas que te hundes en un mar de dudas.

Puedo hacer una lista interminable de cosas que quiero ser, siempre y cuando, sean por y para ti.

domingo, 8 de abril de 2012

Odio reconocerlo pero, Te Quiero.

Joder, cuántas veces habré hablado de ti.
De ti y de tu jodida facilidad para hacer temblar los cimientos de mi mundo...
 Yo estaba de espaldas, buscandote con la mirada, y derrepente, un escalofrío me recorrio, justo al mismo tiempo en el que escuché mi nombre, puesto en tu voz, cortando el viento, no me dió tiempo a darme la vuelta y ver como movías esos labios tan "besables" que tienes.
No es ahí cuando me di cuenta de que lo habías vuelto a hacer, fue apenas unos segundos después, cuando para mí, se paró el tiempo por un momento....si, fue cuando nos abrazamos por primera vez, por primera vez después de 6 meses, volví a tener tu pelo acariciando mis nudillos mientras te apretaba cada vez más y más fuerte, dándote esos abrazos que estoy seguro que sólo yo te se dar, volví a notar tu respiración chocando contra mi cuello. Dios, que agusto estoy entre tus brazos...
Adoro esos momentos, deseo que sean infinitos. Sin embargo, ODIO cuando nos tenemos que separar, cuando dejo de notar tu pelo acariciando mis nudillos, y tu respiración chocando firme, pero suave, contra mi cuello...
¿A Quién quiero engañar?es evidente, que ya no consigo ni engañarme a mi mismo, y es que...Llevo enamorado de ella desde hace 4 años, pase lo que pase, SIEMPRE ha estado en ese lugar del corazón, en lo más profundo, donde solo muy poquita gente consigue llegar a lo largo de tu vida, y sé que NUNCA vas a salir de ahí, y lo peor no es eso, lo peor es que yo no quiero, es más, ni me planteo la posibilidad de que salga de mi vida.
Tal vez nunca pueda vivir sabiendo que cuando me apetezca te puedo callar con un beso, que tu pelo no acaricie mis nudillos durante unos instantes, sino, que repose sobre mi pecho, durante horas y horas a lo largo de mi vida, que tu respiración, no choque contra mi cuello, sino, que se una al compás de la mía, que nunca rozaremos nuestros cuerpos hasta llegar al éxtasis, pero... Si algo he "aprendido", más bien, me he dado cuenta,que en estos 4 años,  a pesar de que nunca pasará nada de eso, yo sigo siendo feliz, sabiendo que no cada día, pero si al menos 1 vez cada 2 o 3 meses, voy a flipar cuando vuelva a escuchar tu voz, que voy a flotar cuando me abraces con el cariño que solo tu sabes darme y que, sé que formo parte, día a día, de mantener en tu cara esa sonrisa.

domingo, 1 de abril de 2012

Ayer La Conocí...

Rubia, no muy alta,más bien bajita, una sonrisa impecable, unos ojos azules como nunca los había visto, acento andaluz, de Sevilla, risueña, inteligente, divertida,extrovertida, en fin, la chica con la que  me gustaría despertarme después de una noche de sábado.

Ayer la conocí, y ya estoy pensando en cómo hacer para volver a verla.
Ayer la conocí, y ya estoy buscando el método para  hacerla mía.
Ayer la conocí, y ya está, de lleno, en mi mente...